Una chica de 26 contagia a decenas de personas al irse de bares en cuarentena

Chica tomándose un chupito y con otro en la mano en un bar musical

Una chica de 26 contagia a decenas de personas al irse de bares en cuarentena | iStock

De la misma forma que sucede en España con las personas que tienen la firme creencia de que el coronavirus no existe, Alemania está luchando con un movimiento que se ha extendido por Europa que rechaza las medidas de restricción que se han impuesto para evitar la expansión y propagación del virus.

Durante el fin de semana se celebró por primera vez en Múnich una manifestación en contra de esto a la que acudieron 10 mil personas.  

Y es precisamente un caso de una integrante de este grupo de población que la Fiscalía de Múnich esta investigando un caso que ha provocado una gran brecha en el plan sanitario alemán. 

Una joven estadounidense que es camarera en un hotel del ejército norteamericano está siendo investigada por haber sido la responsable de desencadenar un brote masivo tanto en el establecimiento en el que trabaja como en los bares de la ciudad de Garmisch Partenkirchen, que forma parte del estado alemán de Baviera. 

Según han informado los medios locales de Alemania, la chica hizo un tour por los bares de la ciudad y el hotel a pesar de que tenía los síntomas del Covid-19 y que debería haber estado realizando la cuarentena obligatoria que ha establecido el país para prevenir los contagios. 

Medidas legales y sanción económica

Un caso que incluso ha llegado a Markus Söder el jefe del Gobierno regional de Alemania, quien ha dejado claro que la joven será enfrentada con la ley y sancionada económicamente por negligencia y por poner en riesgo la vida de los ciudadanos del país. 

De esta forma, la norteamericana está siendo investigada por las autoridades alemanas por haber sido la responsable de contagiar a por lo menos 22 personas, entre huéspedes y empleados del hotel, que es de uso exclusivo para los soldados de Estados Unidos. 

Un establecimiento que ha sido cerrado durante un mínimo de dos semanas por la Fiscalía de Múnich tras el número elevado de infectados que se han dado allí y también están estudiando que sucedió con los bares a los que acudió la joven. 

Según se ha conocido, a joven viajó durante la época estival a Grecia a finales de agosto y en su vuelta se realizó las pruebas para saber si era positiva en coronavirus. Sin embargo, no esperó a tener los resultados para continuar trabajando ni para dar una vuelta por los locales de la ciudad. 

Cuando obtuvo finalmente los resultados del test y supo que tenía la enfermedad, la joven estadounidense ya había creado una cadena de contagios. 

In this article

Join the Conversation