Le entregaron su bebé recién nacido. Cuando lo miró a la cara se dio cuenta que algo andaba mal .

“Cuando lo recibí, dije ‘Este no es mi bebé’”

Publicidad: 




Algo en su interior, un instinto maternal quizás, le dijo que ese no era su hijo. Sin embargo no pudo argumentarlo y terminó llevándose al niño a su casa.

“Cuando lo recibí, dije ‘Este no es mi bebé’”.

Pasó el tiempo y Mercy seguía con esta preocupación. Después de un par de meses Mercy se hizo una prueba de ADN: Jacob no era su hijo. Siempre lo supo, pero era muy difícil aceptarlo. A pesar de que no era su hijo biológico Mercy y Rich habían formado un fuerte lazo con él pero debían hacer lo correcto y devolverlo con su verdadera familia. La pregunta era: ¿Dónde estaba su hijo biológico?

Después de hablar con las personas del hospital y arreglar todo, la pareja devolvió a Jacob con su nueva familia. Ellos recuperaron a su hijo Moses. Sin embargo, tenían un gran problema. El gobierno salvadoreño no quiso reconocerlo como su hijo y no le dieron ni un certificado de nacimiento ni un pasaporte para poder viajar a Estados Unidos por un año completo.
Pasó el tiempo y después de mucho tiempo la familia logró volver a su país de origen. “Estamos muy felices y muy agradecidos”, dijo Rich en el aeropuerto nuevamente en suelo norteamericano. Después de muchas confusiones y sufrimientos lo habían logrado.