El coronavirus envejece y se vuelve cien veces menos agresivo

Compartir en


«Una diferencia macroscópica»

Tras tres meses, el virólogo puede afirmar que algo ha cambiado en la afectación a las personas. “Ya son varias las semanas en las que los clínicos de nuestro hospital nos indican a los virólogos, que el cuadro clínico está cambiando. Ya no llegan pacientes que necesitan inmediatamente entrar en la UCI y respiración asistida”, especifica.

Los resultados obtenidos se basan en la comparación de pruebas PCR de 100 pacientes ingresados en el hospital en los primeros 15 días de marzo  —cuando llegaban los casos más graves— con la de 100 pacientes llegados a finales de mayo.

Se trata de una diferencia absolutamente macroscópica” señala. “Pero no tiene nada que ver con la inmunidad de grupo. La debilidad del virus es algo independiente del hecho de que se pueda desarrollar inmunidad contra él. Se trata, como le decía antes, de una adaptación del SARS-CoV-2 a los seres humanos”

Algo que también señala el microbiólogo es que ahora tenemos por delante un periodo favorable: junio, julio y agosto. Mientras que, para septiembre, se podrá evaluar si el virus se ha debilitado aún más.

Mientras tanto, Cataluña se prepara para un rebrote a partir del mes de octubre, según consta en un documento técnico del Sistema de Emergencias Médicas (SEM).

El informe trata sobre las perspectivas de evolución de la pandemia en los próximos meses. En él se baraja, como el peor de los escenarios, que esa nueva fase se alargue hasta el 15 de abril del 2021 —aunque con menor intensidad que el que se acaba de controlar—. El Departament de Salut, por ello, ya se está preparando.

El ministerio de Sanidad ha informado este domingo de un muerto por coronavirus en las últimas 24 horas y por cuarto día consecutivo. En los últimos 7 días han habido 72 fallecimientos. Desde el inicio de la pandemia han fallecido en España 27.136 personas y 241.550 se han contagiado.

A nivel mundia, la pandemia ya ha superado el umbral de las 400.000 víctimas mortales y ha provocado casi 7 millones de contagios en todo el mundo, según el último balance de la Universidad Johns Hopkins.

In this article