La Junta de Andalucía teme el acuerdo «bajo la mesa» de Sánchez y Urkullu: «Miedo nos da»

Compartir en

La Junta de Andalucía ha dejado claro que no se fía de Pedro Sánchez en más de una ocasión. Sin embargo, esta vez ha sido bastante tajante. El portavoz del PP-A y consejero de la Presidencia, Administración Pública e Interior, Elías Bendodo, ha dicho este viernes que «miedo nos da en Andalucía cuál habrá sido el acuerdo bajo la mesa que ha llegado Pedro Sánchez con el lehendakari, Iñigo Urkullu, para que acuda» a la Conferencia de Presidentes «y hasta qué punto va a perjudicar a otras comunidades autónomas y a Andalucía» los hipotéticos acuerdos ocultos entre Sánchez y Urkullu.

En su intervención en la clausura de la Escuela de Verano del PP de Málaga, ha indicado que el presidente andaluz, Juanma Moreno; el vicepresidente, Juan Marín, y el consejero de Salud, Jesús Aguirre, están en esa conferencia «defendiendo la bandera de Andalucía» y ha dicho que «de entrada ya estamos con la mosca detrás de la oreja, porque los presidentes de País Vasco y Cataluña no suelen acudir a estas reuniones, pero esta mañana Urkullu anuncia que va». Por ello, Bendodo sospecha que hay algo más entre Sánchez y Urkullu.

«Vamos a estar muy atentos, pero no vamos a permitir ni mucho menos que se priorice a unas comunidades autónomas sobre otras. Todos somos españoles y el 20 por ciento de los españoles somos andaluces y no vamos a permitir ni un agravio», ha asegurado el portavoz del PP-A, insistiendo en que «los andaluces no queremos ser más que nadie, pero tampoco menos».

Sobre dicha reunión, ha reiterado que Moreno va a allí «pidiendo algo razonable, que el reparto de los fondos europeos se haga de la misma forma «que Sánchez ha votado a favor en la UE», según criterios de población, desempleo y PIB.

Para Bendodo, «se está atacando la bandera de Andalucía por parte del socialismo», al tiempo que ha incidido en que «se está utilizando Andalucía como arma arrojadiza por parte del PSOE contra los andaluces».

Así, ha dicho al PSOE que «si no quiere ayudar, muy bien, pero que no moleste a los que lo estamos intentando que Andalucía tenga el menor impacto posible después de esta crisis».

In this article