Una diputada de Podemos en Madrid admite lo que Sánchez e Iglesias ocultan: «Europa nos exigirá ajustes»

Compartir en

Vanessa Lillo, diputada de Unidas Podemos en la Asamblea de Madrid, ha reconocido, en una charla telemática, que la Unión Europea interpondrá «condiciones» cuando España tenga que devolver los millones que recibe del fondo de reconstrucción ‘Next Generation EU’.

Aunque el argumentario oficial de Podemos pasa por negar sistemáticamente que Bruselas exigirá recortes por entregar los 140.000 millones de euros, esta diputada se descuelga reconociendo que habrá exigencias de hacer «ajustes». Lillo, miembro de Izquierda Unida (IU) y del Partido Comunista (PCE), admite que si España tiene una deuda con Europa, Bruselas pondrá condiciones duras para organizar la devolución de las cuantías entregadas.

«Necesitamos mucho más dinero y esto me lo llevo a lo que se ha aprobado en Europa, 750.000 millones para los países de la UE. De los cuales, nos van a dar a España 149.000. De esos, hay parte, no me quiero equivocar, que deben ser 60.000 millones que se tienen que devolver», comienza exponiendo en su alocución.

En este punto, alerta: «Ojo, veremos qué sucede porque ya vemos que puede ser a cambio de austeridad». «Veremos qué condiciones nos pone Europa para devolverse dinero. Estamos viendo que posiblemente vamos a tener que pelear mucho para que esas medidas que se tomen no vuelvan a ser recortes como la crisis de 2008″, expresa la diputada madrileña. Enfatiza así que llegarán movilizaciones en la calle para tratar de frenar esos ajustes que exigirá Europa.

Lillo señala directamente a «la reforma laboral de 2012 que se iba derogar». Deja caer que se tendrá que retrasar esa maniobra legal que tanto quiere Podemos. «Entendemos que cuando se habla de flexibilizar el mercado laboral son abaratar los despidos entre otras medidas», avisa la parlamentaria.

Por otra parte, e inmediatamente a continuación, insinúa que las exigencias que lleguen desde las instituciones comunitarias es la liberalización del suelo. «En Madrid ya nos han dicho que esta crisis la vamos a pagar las mismas (sic.) que en 2008, ¿cómo? Pues a través del ladrillo con una nueva ley de suelo que liberaliza el mercado para que unos pocos hagan negocio», valora Lillo.

In this article