La convocante del 8-M que disparó las muertes y los contagios fue candidata de Podemos

Compartir en

La convocante oficial de la multitudinaria manifestación del 8-M, celebrada cuando el coronavirus ya estaba desbocado en Madrid, fue candidata de Podemos en las elecciones municipales de 2019. El nombre de la activista feminista Alicia López Hernando figura como «promotora» y máxima responsable de la marcha en los expedientes analizados por la Guardia Civil. El informe de la Benemérita sobre la actuación de la Delegación del Gobierno en Madrid ha sido remitido a la juez Carmen Rodríguez-Medel. La responsable del 8-M no prestó testimonio ante el Instituto Armado en el marco de la investigación policial, según el propio atestado al que ha tenido acceso OKDIARIO.

En concreto, Alicia López Hernando concurrió en las listas de Unidas Podemos-Izquierda Unida-Equo al Ayuntamiento de El Boalo (Madrid) en las elecciones municipales de mayo de 2019. Ocupó el puesto octavo de la lista de titulares, pero no logró salir elegida como concejal ya que su candidatura sólo obtuvo dos ediles. Previamente también fue candidata de Anticapitalistas al Congreso de los Diputados en 2011 y suplente al Senado por Izquierda Unida (IU) en 2004.

En su hoja de presentación a las primarias de Podemos para las pasadas municipales, Alicia López Hernando se definió así: «Soy de Podemos desde su creación, hace cinco años, participando en el círculo desde entonces. Feminista, anticapitalista, ecologista«, subrayó. Y como motivación, afirmó que era «importante dar apoyo a la candidatura de unidad popular para realizar una labor política para el pueblo y en contra de intereses particulares».

El hecho de que la convocante de la masiva concentración del 8-M, a la que asistieron más de 120.000 personas, sea de Podemos, uno de los dos partidos que sustenta al Gobierno, revela que la manifestación ideológica de aquella jornada no fue expresión de un movimiento ciudadano apartidista, sino que fue orquestada con una clara intencionalidad política. Y ello, cuando el 6 de marzo el Ministerio de Sanidad ya había instado a cancelar por riesgo de contagio de coronavirus un congreso evangélico previsto también en Madrid. Así mismo, también hubo algunos colectivos que días antes del 8-M desconvocaron por su cuenta sus manifestaciones debido al creciente miedo respecto al virus.

Según consta en el informe de la Guardia Civil, el expediente 286 fue el relativo a la «concentración más multitudinaria y con más repercusión (Día Internacional de la Mujer)». El Instituto Armado apunta que «los promotores cifraban la asistencia al acto en 1.000.000 personas». Por su parte, la Delegación del Gobierno que dirige el socialista José Manuel Franco habló de 120.000 participantes.

La Guardia Civil precisa que «se ha contactado con el personal de las asociaciones convocantes y promotoras del acto para comparecer igualmente en dependencias oficiales, habiéndose negado y significando que prestarían declaración ante su señoría». En buena parte de las otras manifestaciones investigadas, la Policía Judicial del Instituto Armado sí interrogó directamente a las personas que figuraban en el registro de promotores. Pero, en este caso, no consta testimonio de Alicia López Hernando.

OKDIARIO se ha puesto en contacto con esta activista para conocer las razones por las que no figura declaración suya en el informe de la Guardia Civil. Sin embargo, Alicia López Hernando ha declinado hacer valoraciones al respecto antes de mantener una «reunión con las compañeras de Comunicación del 8-M».

En el marco de la investigación, la titular del Juzgado de Instrucción número 51 de Madrid, Carmen Rodríguez-Medel, encargó a la Guardia Civil que «se informe si por las autoridades competentes, promotores de las reuniones o manifestaciones, o por la Delegación del Gobierno, se hizo advertencia alguna sobre los riesgos sanitarios que conllevaba acudir a las mismas». Ante ello, el Instituto Armado indica que se dirigió a la ‘Comisión del 8M’ como promotoras del acto central de la celebración del Día Internacional de la Mujer, «manifestando a esta Instrucción que sólo acudirán al llamamiento judicial».

De momento, la juez Rodríguez-Medel ha citado para el próximo 5 de junio a Franco en calidad de investigado (antes llamado «imputado») por un posible delito de prevaricación al autorizar estas marchas feministas cuando ya había brotes de coronavirus en la región. El propio delegado del Gobierno asistió a la de la capital en la cabecera de la pancarta del Partido Socialista. Las ministras Irene MonteroCarmen CalvoCarolina Darias y la madre y la mujer del presidente Pedro Sánchez, que estuvieron en la marcha, dieron positivo días después. En cambio, otros países como Suiza prohibieron desde finales de febrero toda actividad con más de mil personas a causa del coronavirus.

Reunión previa

Además, la Guardia Civil recoge en su informe que de cara a la organización de la manifestación del 8-M en Madrid, «se celebró una reunión de coordinación el día 27/02/2020 a la que asistieron numerosos actores a los que esta instrucción ha oído en declaración y de la que se entiende que no hubo advertencias de los riesgos por COVID-19″, tal y como publicó OKDIARIO. A esta reunión en la Delegación del Gobierno, asistieron, según refleja el Instituto Armado, «responsables de SAMUR, CNP, Policía Municipal, RENFE y Metro, entre otros».

Según el registro de «agregados notificados por las comunidades» que el Ministerio de Sanidad hizo público recientemente, los contagios de coronavirus se dispararon un 2.000% en Madrid en los 15 días posteriores al 8-M, pasando de 1.003 en aquella jornada a 21.569 casos confirmados a fecha de 23 de marzo, como reveló este periódico.

«A partir del 5 de marzo no se debería haber realizado ninguna manifestación/concentración de personas en la Comunidad de Madrid con motivo de la crisis sanitaria del Covid-19″, concluye el informe de la Benemérita. La pandemia deja ya en España cerca de 40.000 muertos por coronavirus y más de 236.000 contagios confirmados. A fecha de 8 de marzo, los fallecidos por esta enfermedad en la región de Madrid eran 16. Una cifra que 18 días después se elevó a 2.412 muertos, según Sanidad.

In this article