La Junta socialista permitió a Facua estar en un local público durante 37 años sin pagar ni un euro

Compartir en

La Junta de Andalucía ha desalojado a Facua de un local en Cádiz en el que llevaba más de 35 años sin pagar ni un solo euro a su propietario: el Gobierno andaluz. Y es que la Junta socialista ha permitido el uso de este espacio durante casi cuatro décadas hasta que el Gobierno de Juanma Moreno se ha percatado de ello y ha decidido echar a la Asociación de consumidores del local gaditano.

Este periódico ha contactado con las dos partes, toda vez que desde Facua desmienten que haya sido un «uso irregular» y acusan a la Junta de revanchismo, toda vez que según explican, les desalojaron para acometer unas obras de seguridad que, bajo su punto de vista, sólo fue una excusa. Desde la Junta lo desmienten.

Rubén Sánchez, portavoz de Facua, recuerda a OKDIARIO que cada año la Junta de Andalucía otorga subvenciones a Facua Cádiz: «Nosotros decimos que queremos desarrollar un proyecto de defensa de los consumidores que se llevará a cabo en este local, y damos la dirección de este local. La Junta gobernada por el PSOE y la Junta gobernada por el PP y Cs, nos financió proyectos en los que ya en la petición de subvención se decía que se desarrollarían actividades en ese local propiedad de la Junta de Andalucía».

«Por tanto,-continúa Sánchez- sabía perfectamente que estábamos ahí, y lo ha apoyado con dinero público«. Una afirmación que reconocen desde la Junta de Juanma Moreno, pero con matices: «No sabíamos que estaban ahí, en cuanto lo hemos sabido, hemos pedido que se vayan». 

Cuestionado Rubén Sánchez sobre el pago del alquiler por el local, el portavoz de Facua defiende que «no hemos pagado alquiler porque nunca nos pidió alquiler, y lo que hemos pagado son los suministros básicos de luz y agua, más allá de todas las tareas de mantenimiento que, desde 1983 hasta hoy, hemos tenido que desarrollar actuaciones de conservación del interior del local».

«La Junta dice que lo quiere recuperar porque quiere desarrollar obras de seguridad. Nosotros ya hemos demostrado, con pruebas, que ese local no requería una actuación de seguridad que implicara el desalojo porque en el mismo edificio hay una escuela infantil, y ésta seguía abierta antes de la pandemia, durante las obras del edificio, y no hubo necesidad de desalojar a los niños para hacer las obras, con lo cual, nosotros hemos argumentado que la cuestión de protección de la seguridad de los trabajadores era totalmente falsa», continúa Sánchez. Algo que, de nuevo, desmienten desde la Junta: «La guardería se arregló ya el verano pasado, por tanto este año ya estaba arreglada». 

Respecto a las declaraciones de Rubén Sánchez a OKDIARIO, fuentes próximas a la Junta son muy tajantes: «No existe ninguna verdad. Tergiversa la información».

In this article