Sánchez coloca a su amigo del alma Iñaqui Carnicero en un alto cargo con 90.000 € de sueldo como prometió

Compartir en

El mejor amigo de Pedro Sánchez ya tiene su puesto en la estructura del Gobierno socialcomunista. Esa amistad es la mejor carta de recomendación de José Ignacio Carnicero para haber sido fichado por el ministro de Transportes, Agenda Urbana y Movilidad, José Luis Ábalos, para dirigir una dirección general de nueva creación. Su nombramiento se dio a conocer el martes en el Consejo de Ministros y se publicó este miércoles en el Boletín Oficial del Estado.

Carnicero, amigo de la infancia del presidente del Gobierno y ex compañero de colegio y  del equipo de baloncesto, dirigirá la nueva área de Agenda Urbana y Arquitectura, según adelanta ABC. Por estas labores recibirá una retribución anual superior a los 90.000 euros. Según el portal de la Transparencia, los directores generales del Ministerio al que se adscribe el nuevo cargo del amigo de Sánchez cobran alrededor de los 99.000 euros.

La buena amistad entre el jefe del Ejecutivo y José Ignacio Carnicero -Pedro Sánchez le llama Iñaqui-, queda demostrada en varias publicaciones que el líder socialista realizó en sus redes sociales. En un post de la red Facebook Sánchez afirmaba que «representas a los miles de jóvenes que han tenido que emigrar por falta de oportunidades en España». En esa publicación de 2015, en la que le agradecía «tu amistad», el presidente ya vaticinaba su fichaje anunciando que «si tengo el honor de presidir el Gobierno, pondré en marcha un plan de retorno del talento».

«Era un canalla»

En esa entrevista televisiva, el nuevo director general del Ministerio de Transportes, Agenda Urbana y Movilidad, José Ignacio Carnicero, aseguraba que su amigo «Pedrín» era de pequeño «un poquito canalla, que con la edad se ha ido reformando a mejor».

Cuando le dijo que quería ser presidente del Gobierno pensó que «estaba loco» pero también que «lo iba a conseguir». Su amigo reconoció en esa conexión que «estaba solo». Carnicero le desveló también a Ana Rosa Quintana que, durante su juventud, «era un ligón» hasta «que se hizo más formal, conoció a Begoña y se volvió otra persona».

El recién nombrado alto cargo del Gobierno destacó el liderazgo del ahora jefe del Ejecutivo asegurando que ya entonces, cuando coincidieron en la cantera del Estudiantes, fue «la figura que nos mantuvo más unidos al grupo de amigos que nos conocimos en el club». Carnicero bromeó con que «cuando no nos podíamos imaginar que el chaval iba a llegar donde está le llamábamos para meternos con él el líder«.

Pedro Sánchez, que confesó que «nos lo habíamos pasado muy bien» durante aquella época, le espetó a la entrevistadora que «nos lo tenemos que traer a España» tras varios años trabajando éste en Estados Unidos. El arquitecto, ese día, denunció que con la crisis anterior «los arquitectos no tenemos oportunidades, nos ha dado de lleno la crisis».

Cinco años más tarde de aquella declaración, hoy ha logrado traerse de nuevo a España a su amigo íntimo. Lo ha hecho con un un sueldo público de casi 100.000 euros bajo el brazo, en el Ministerio que dirige el número tres del PSOE, en su particular plan de retorno del talento que prometió en sus campañas electorales.

Premiado en la Bienal de Venecia

José Ignacio Carnicero se doctoró como Arquitecto por la Universidad Politécnica de Madrid en 2015. Entre sus galardones se encuentra el de la Bienal de Venecia de 2016 por el diseño del mejor pabellón nacional, con la propuesta que presentaba por parte del Estado español.

La obra que a continuación desarrollaría durante su carrera nació principalmente de proyectos que lograron primeros premios en concursos públicos con varios programas que abarcan la Vivienda Colectiva y Social, Centros de Educación Primaria, Secundaria y Superior, Rehabilitación de Patrimonio, Edificios Culturales y Diseño de Exposiciones.

Más allá de su producción profesional como arquitecto, también ha trabajado en la docencia, como profesor y colaborador universitario, y en la investigación y comisariado. De él se destaca que ha desempeñado un papel importante en la difusión de la arquitectura española a nivel internacional, como invitado en números congresos y conferenciante en más de 20 países.

In this article